Otra noticia de prueba

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no seaest Lorem ipsum dolor sit amet. Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua, ugo consetetur Lorem Ipsum. Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no seaest Lorem ipsum dolor sit amet. Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua, ugo consetetur Lorem Ipsum. Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua. At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Stet clita kasd gubergren, no seaest Lorem ipsum dolor sit amet. Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, sed diam voluptua, ugo consetetur Lorem Ipsum.

Hallada la sustancia que borra el daño cerebral tras una borrachera

Los humanos llevamos bebiendo alcohol desde hace milenios, pero aún ignoramos todos los efectos que tienen las copas de más. Por ejemplo, ¿cuánto daño hace en el cerebro una noche de consumo rápido y desenfrenado? Una investigación dirigida por científicos españoles acaba de arrojar nuevos datos sobre lo que puede estar pasando en nuestro encéfalo en las noches de fiesta. Además, desvela un prometedor antídoto contra los daños neuronales del alcohol e incluso la resaca, aseguran.

La historia se remonta a principios de la década pasada, cuando se descubrió la oleoiletanolamida (OEA), un compuesto del chocolate negro. La molécula potencia la sensación de saciedad. Posteriormente se descubrió que el propio intestino también segrega OEA. Por esto desde hace años se investiga con ella para controlar el apetito y algunas adicciones, incluido el alcoholismo. Ahora, una nueva investigación dirigida por Laura Orío, de la Universidad Complutense de Madrid, desvela que la OEA también tiene un interesante efecto neuroprotector.